La falta de mantenimiento y cuidado de la flora en la región impactará negativamente al tejido social y a la vida cotidiana de los residentes.

El descuido de áreas verdes en Toluca promueve riesgos en la sociedad

Según el Inventario de Áreas Verdes de la ciudad de Toluca, el municipio cuenta con 18 parques que son considerados los pulmones de la urbe, sin embargo cada día es más notable la falta de mantenimiento y cuidado a la flora que se encuentra en ellos, lo cual impacta negativamente al tejido social y a la vida cotidiana de los residentes.

Con base en lo dicho por Alfredo Bautista, académico e investigador de la Facultad de Planeación Urbana de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex), en la actualidad, la falta de árboles y áreas verdes en las urbes, así como el descuido de los espacios verdes con los que se cuenta, son factores que potencian el desarrollo de distintos riesgos que afectan a la sociedad como puede ser la contaminación en al aire, la contaminación auditiva, inundaciones, clima con temperaturas altas y menos fauna.

Las posibilidades para que crezcan dichas áreas o se gestionen es cada vez más difícil, especialmente por el crecimiento incontrolado de la población que ejerce la ocupación del suelo urbano y el despojo de flora y fauna de la ciudad.

De los espacios verdes con mayor abandono son el Calvario y varios parques que colindan alrededor del centro de la capital, como lo es el Parque 18 de marzo, el cual a pesar de ser uno de los más extensos en cuestión de árboles plantados, con 562.54 árboles, se percibe mayor contaminación por desechos de parte de los habitantes que residen a su alrededor con las colonias Moderna de la Cruz y Benito Juárez.

El Calvario presenta no solamente contaminación por basura, sino además la mayor parte de los árboles tienen plagas que deterioran su crecimiento y mantenimiento, lo que podría derivar en su pérdida total.

“Vivimos en un mundo en la actualidad, que ya no tiene mucho tiempo de vida. Cada vez más es alarmante la contaminación que se tiene en cada parte del planeta, por lo que es evidente que se necesita trabajar para el rescate de espacios. Sin ellos literalmente la ciudad podría deteriorarse y la población sería la de mayor afectación”, dijo.

Según Camila Barcenas, residente cercana al Parque 18 de marzo, determinó que la contaminación del parque no solamente afecta a los usuarios, sino también a las mascotas que se lastiman al pisar elementos que pueden causarles daño o ingerir desechos que afecte su salud.

“Yo espero que las autoridades tomen cartas en el asunto, porque son los únicos espacios verdes que nos quedan y que tanta falta nos hace para un mundo tan contaminado en el que vivimos”, mencionó.

You must be logged in to post a comment Login