Saúl Vicenteño, productor del Valle de Toluca. no sólo ha tenido que enfrentarse a la competencia de grandes marcas, si no también a la inflación y los estragos de la guerra.

Productor avícola explica aumneto en el precio del huevo

Con más de 10 años de experiencia en la producción avícola, Saúl Vicenteño, productor del Valle de Toluca no sólo ha tenido que enfrentarse a la competencia de grandes marcas, durante el último año la inflación y la escalada de precios en forrajes, granos y otros insumos agrícolas han traído un escenario más complejo.

El también médico veterinario recordó que este pequeño negocio familiar surgió luego de que cursara su carrera universitaria, y como una alternativa para poder autoemplearse, así poco a poco ha ido ganándose la confianza de las y los consumidores con productos criollos y libres de químicos.

A través de “El Sabor de mi Rancho”, se destaca por su producción avícola pues en algunos momentos ha sumado hasta 5 mil gallinas ponedoras; en este proceso se cuida tanto la alimentación como las condiciones óptimas para que este huevo alcance la mayor calidad.

Una parte de esta producción, subrayó, va a centros comerciales, otra a pequeños comercios y el resto directamente a las y los consumidores en ferias o exposiciones.

En promedio la vida útil de una gallina (o en la que pueden producir huevos) es de seis meses, posterior a este periodo, su producción baja.

Una de las alternativas para las y los productores es la venta de la carne, que también tiene una serie de beneficios a la salud.

“No sé si sea cierto o son creencias; pero buscan mucho la huevera para las personas que están débiles o bajas en nutrición, o en estado de lactancia o gestación”.

La producción por gallina en toda su vida reproductiva es de aproximadamente tres kilogramos y las principales diferencias entre un huevo criollo o campero y los producidos por grandes empresas, subrayó, es que los primeros tienen un mayor porcentaje de proteína, de ácidos esenciales, omegas, así como vitaminas y minerales, tienen un menor porcentaje de colesterol y triglicéridos.

“Es totalmente libre de hormonas, libre de pigmentos, de hormonas del crecimiento y lo que son antibióticos. La gente hace un esfuerzo por estar consumiendo algo sano, porque somos pequeños productores”.

Señaló que entre los principales retos a los que se enfrentan las y los pequeños productores se encuentran tanto las grandes empresas, como los costos, pues derivado de la inflación y la escalada en precios, cada vez se vuelve más complejo adquirir los forrajes, semillas, granos, alimentos e insumos para la alimentación de las gallinas, lo que a su vez repercute en el precio de la producción.

“En este año lo hemos incrementado tres veces (el costo del huevo), esas tres veces estamos hablando que el máximo es de tres pesos por kilo, eso porque las semillas se han estado disparando, esto sí viene repercutiendo tanto por la inflación como por la guerra en Rusia”.

Este tipo de huevo, informó, puede durar hasta cuatro semanas sin refrigeración, siguiendo algunas recomendaciones, entre ellas, no guardarlos en el refrigerador y no lavarlos, ya que durante todo el proceso de producción se mantienen a temperatura ambiente.

“Cuando el cliente final lo mete al refrigerador hay un choque térmico y eso empieza a tener un estado de descomposición, por eso no se recomienda meterlo al refrigerador”.

Lo ideal, señaló, es consumir el huevo antes de 2 semanas de almacenamiento.

¡Comparte!

You must be logged in to post a comment Login